¿Eres Tibio?
por Ricardo Murphy


English
Imprimible

Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! 16 Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

Apo 3:15-16

Si somos honestos, cuando leemos este verso, debemos preguntarnos, "¿Soy yo caliente, frío o tibio? ¿Buena pregunta, verdad? La mayoría de nosotros la contestamos por decir que somos calientes. Pero, la verdad del asunto es que verdaderamente somos tibios.

El problema con ser tibio es que los tibios piensan que están bien (rectos). Siempre piensan que "tibio" refiere a otros, aquellos en otra iglesia, u otra denominación. No reconocen que son ellos que son tibios.

Si alguien es frio, lo saben. Uno puede entrar a cualquier bar y preguntar a sus clientes si son fríos hacia el Señor, y ellos contestarán que sí. Ellos saben que definitivamente van al infierno, y numerosos de ellos son orgullos de ésto. Muchos bromean sobre el infierno, diciendo que allí ellos serán festejando con sus amigos. No entienden que tanto sufrimiento tendrán allí.

Por otro lado, las personas que son calientes por el Señor siempre tienen dudas. Ellos se preguntan si son suficientemente calientes. Se preguntan si han perdido acaso su passión en alguna manera u otra. Constantemente son descontentados con si mismos concernante como sirven el Señor; ellos piensan que podían ser mejores y más íntimos con él.

No se puede hacer algo tibio por iniciar con algo frío y añadir el calor. La única manera que puede tener algo tibio es al iniciar con algo calentísimo, y permitir que el calor escapa.

Mi esposa le encanta bañarse en una tina bien caliente. Tan caliente que su piel se pone roja. Sin embargo, cada vez que ella está en la tina, hay un problema. El agua no se mantenga caliente por ella. Después de unos pocos minutos, el agua caliente se pone tibio. Sin constantemente añadir el calor, cualquiera cosa caliente se pone tibia.

Esto es verdad en el caso de los creyentes, también. La mayoría de los cryentes, cuando reciben el Señor, comienzan por ser calientes hacia él. Ellos siempre quieren testificar a todos sus conocidos. Quieren estar en cada servicio de la iglesia. Pasan al frente a cada llamada al altar.

Luego, algún "santo" con buenas intenciones, posiblemente un anciano o diácono, les acerca y dice, "Cálmate un poquito. Unos de estos días, tú serás un creyente maduro como yo, y entonces no necesitarás comportarse así todo el tiempo. Simplemente cálmate y relájate (y pónte tibio como yo)."

Como creyentes necesitamos constantemente tener calor espiritual y emocional añadido a nuestro caminar con el Señor, o nos pondremos tibios. Necesitamos una llenura incesante de su presencia. Una relación de amor incesante. La oración incesante. La adoración incesante. Un renovamiento incesante de nuestras mentes con la Palabra de Dios. De no ser así, rápidamente nos llegamos a ser cristianos tibios. Aquellos creyentes que no son una amenanza al reino de satanás. Una gente que es incapaz de cumplir algo por el Señor.

Pues, queda la misma pregunta, "¿Eres tibio?" La respuesta es probablamente "Sí." Todos nosotros tenemos unas áreas en nuestras vidas en las cuales somos tibios.


Todos nosotros estamos dispuestos de servir a Dios con nuestras vidas hasta un punto. Pero, la mayoría del tiempo, rechazamos ir más adelante que aquel punto. El punto es diferente por diferentes personas, y varía por cada uno de nosotros según las áreas diferentes de nuestras vidas. Dios está obrando en nuestros corazones para cambiar aquel punto, y llevarnos a una obediencia completa en todas áreas de nuestra vida.

A través de la historia, Dios ha siempre buscado a personas quienes le seguirían con todos sus corazones y todas sus vidas. Sus planes aquí en la tierra requieren tener una gente de pacto (rendida) quien sea tan entregada a él como él lo es hacia nosotros.

Cuando Dios halló a Abram (más adelante se llamó Abraham), el halló a un hombre que era dispuesto ser tan comprometido; un hombre que era dispuesto estar en pacto con Dios, y dedicaba su vida entera a Dios. Pero, ¿qué de los ancestros de Abram? ¿Qué de su padre?

Y Taré tomó a Abram su hijo, a su nieto Lot, hijo de Harán, y a Sarai su nuera, mujer de su hijo Abram; y salieron juntos de Ur de los caldeos, en dirección a la tierra de Canaán; y llegaron hasta Harán, y se establecieron allí. 32 Los días de Taré fueron doscientos cinco años; y murió Taré en Harán.

Gen 11:31-32

Taré, el padre de Abraham, estuvo dispuesto de seguir (obedecer) a Dios hasta un punto. El salió de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán. ¿Por qué lo hizo ésto? En aquellos tiempos, la gente no viajaba por placer. La gente no movía de su pueblo a otro en busca de un mejor trabajo. La mayoría de la gente nació, creció y murió en el mismo pueblo, aun en la misma casa. Sin embargo, Taré salió de su casa natal para ir a una tierra lejana.

Sin embargo, aun con esta meta, Taré no terminó su jornada. El paró en camino y vivió sus días sin alcanzar su meta. No fue hasta que después de su muerte que Dios mandó a su hijo, Abram completar su jornada.

Y el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra, de entre tus parientes y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré.

Gen 12:1

No dice específicamente el lugar en la cual Dios mandó a Abram ir, pero sabemos que Dios le llevó a Canaán (Gen 12:5). Parece como si Taré inició la jornada, pero con tiempo se puso fatigado con la jornada y paró. ¿Por qué salió de Ur para ir a Canaán? ¿Y si eso fue su destino, por que paró en Harán, bien lejos de su destino original?

Leyendo entre las líneas, parece que la razón por la cual Taré empezó ir hacia Canaán fue que Dios le había mandado ir allá. La biblia no nos dice ésto, pero no hay ningún otro razón lógico para que saliera de Ur con aquella destino en mente. Especialmente, cuando se considera que Dios mandó a Abram ir allá después que murió Taré.

La razón por la renuencia de Taré completar su jornada se pone obvia cuando miramos a un mapa. Para salir de Ur y ir a Harán, necesita sencillamente seguir el Río Eufrates. Ellos tendrían el río siempre utilizable por agua fresca por la entera jornada. Por otro lado, para ir de Harán a Canaán es entieramente otra cosa. Uno debe dejar el alivio y la seguridad del río y cruzar el desierto para llegar a Canaán.

Taré estuvo dispuesto seguir a Dios mientras que el camino fue fácil. Uno puede decir que él solamente quería recibir las bendiciones de Dios. Pero, cuando sucedió que el seguir (obedecer) a Dios envolucró hacer algo difícil, cambió su mente.

Hoy en día, muchos creyentes son parecidos. Ellos son dispuestos de seguir a Dios para recibir sus bendiciones, pero no lo son cuando hay un precio a pagar. Les interesa en cualquier mensaje que habla de bendiciones y prosperidad, cualquier tema que les animan. Pero, cuando el predicador habla concernante el diezmar, la santidad, o hacer un sacrificio por el Señor, ellos están listos de salir. Ellos solo siguen a Dios hasta un punto.

Típicamente tenemos diferentes puntos en diferentes áreas de nuestras vidas. Acaso uno es bien dispuesto de plenamente obedecer a Dios en una área, pero no lo es en otra. Descubrí que ésto fue verdad en mi crecimiento personal con el Señor.

En el principio de mi vida cristiana, el Señor empezó de hablarme respecto a diezmar. Yo hacía todas las excusas que la mayoría de la gente hace y no diezmaba. ¿Sabes por que hacemos las excusas? Porque por cualquier excusa que damos, lo que decimos es literalmente, "Estoy bien. No necesito cambiar. Tú debes hablar a otra persona."

Por fin, el Señor agarró mi atención, y empecé a diezmar. Desde entonces, él pudo seguir más adelante a obrar en otra área en la cual yo le era sirviendo hasta un cierto punto.


La otra cosa que vemos en la vida de Teré es el resultado de su tibieza. Si mi interpretación es correcta, Teré tuvo un mandado del Señor de cumplir algo por él. Dios le había dado un llamamiento, y el le había aceptado. Pero, en algún tiempo en camino, Teré dejó el llamamiento de Dios. El dejó edificar el Reino de Dios aquí en la tierra. También dejó su comisión (responsabilidad y autoridad de cumplir esta obra).

Cuando paró, paró en un lugar llamado Harán. Esto es también el nombre del hijo de Teré que murió. En muchos lugares en Génesis, vemos ciudades que fueron llamados por alguien, típicamente la persona que les fundó. Obviamente, Harán no fundó esta ciudad, porque ya estuvo muerto antes de que Teré salió de Ur. Por lo tanto, alguien otro lo nombró por él.

Aun Teré fundó esta ciudad, o de alguna otra manera ganó el poder político sobre ella, hasta el punto que tuvo el derecho de nombrarla. Cuando dejó el llamado de Dios sobre su vida, decidió hacer algo otro. Esta otra cosa fue edificar un monumento a su hijo, en lugar de edificar uno a Dios.

Muchas veces, los creyentes dejan el trabajo de Dios a causa de que sienten que les es demasiado difícil hacer. Cuando hacen así, a menudo deciden hacer algún otra "buena" obra. Desfortunadamente, estas otras buenas obras no son las cosas que Dios quiere que hagan.

Si no edificamos el Reino de Dios de la manera que Dios quiere que lo hagamos, entonces edificamos algún otro reino, aun nuestro propio, o el de satanás. Estos otros reinos no traen ninguna gloria a Dios. Si no dan la gloria a Dios, la damos a otro.

El resultado de la tibieza es que nosotros ya no dan la gloria a Dios; ya no cumplan su voluntad; ya no edificamos Su Reino.


La biblia es llena de ejemplos de las vidas de muschas personas, y de sus relaciones con el Señor. Unos fueron calientes por el Señor, otros fueron fríos y aun otros fueron tibios. En cada instancia, hay lecciones que podemos aprender de sus vidas. Tomamos un momento para examinar la vida del Rey Asa, uno de los reyes de Judá.

Se ve la vida y el reino del Rey Asa en Segunda de Crónicas, capítulos 14 a 16. Se ve también en Primera de Reyes, capítulo 15, pero el relato en Segunda de Crónicas es mucho más detaillado.

El reino de Asa empezó cuando su padre, Abías, murió. El fue el bisnieto del Rey Salomón. Ya sabemos que el Rey Salomón dejó el camino de la sabiduría (el temor del Señor - Pr 1:7) y buscó a dioses extraños. Su hijo y nieto sirvieron al Señor hasta un punto, pero no le sirvieron con todos sus corazones. Después de ésto, cuando Asa inició su reino, la primera cosa que la biblia nos relata respecto a él es que empezó un avivamiento en Judá.

Y Asa hizo lo bueno y lo recto ante los ojos del Señor su Dios, 3 porque quitó los altares extranjeros y los lugares altos, destruyó los pilares sagrados, derribó las Aseras, 4 y ordenó a Judá que buscara al Señor, Dios de sus padres y cumpliera la ley y el mandamiento. 5 También quitó los lugares altos y los altares de incienso de todas las ciudades de Judá. Y bajo él, el reino estuvo en paz.

2 Crón 14:2-5

Hay un dicho que dice que, "No existe una cosa como una persona indispensable." Esto es un dicho falso. A través de la historia, han sido personas indispensables. Sin ellos, algún tipo de evento mayor no hubiera sucedido. Nosotros vemos ésto especialmente en la historia bíblica. A este tiempo, Asa era una de estas personas indispensables; la persona que Dios utilizó para volver de nuevo el corazón de Judá hacia él.

Asa dio Dios la gloria por todo lo que sucedió en aquel tiempo. El no trató de robar la gloria por si mismo, ni rechazó una oportunidad de exhortar la gente de servir a Dios. Su corazón siguió Dios; caliente, no tibio, y el desiró ayudar a otros hacer igual.

La tierra es aún nuestra, porque hemos buscado al Señor nuestro Dios; le hemos buscado, y El nos ha dado tranquilidad por todas partes. Edificaron, pues, y prosperaron.

2 Crón 14:7b

Pronto después, Judá es atacado por los etíopes. Aunque Judá tenía un ejército grande, los etíopes tenían un ejército mucho más grande y más poderoso. En lugar de temer, o buscar una alianza militar para ayudarle, el Rey Asa buscó al Señor.

Entonces Asa invocó al Señor su Dios, y dijo: Señor, no hay nadie más que tú para ayudar en la batalla entre el poderoso y los que no tienen fuerza; ayúdanos, oh Señor Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos y en tu nombre hemos venido contra esta multitud. Oh Señor, tú eres nuestro Dios; que no prevalezca hombre alguno contra ti.

2 Crón 14:11

La gente que son calientes por el Señor le buscan en ocasiones difíciles. Las personas tibias buscan ayuda de diferentes fuertes. Acaso ellos oran, pero ésto está reservado solo como el último recurso. Si están enfermos, ellos irán primero a su médico, tomarán alguna medicina, visitarán a su curandero, acaso alumbrarán una vela en la iglesia católica, y entonces, después que todo lo demás faillan, pidan oración de su pastor.

Mis propios hijos han crecido con la expectativa que Dios mueva en sus vidas. Por toda sus vidas, hemos estado en el minsterio, y oramos por cada necesidad. Cuando ellos no se sienten bien, no pidan medicina, no pidan ver un médico, inmediatamente pidan por oración.

Asa conoció a su Dios, y inmediatamente buscó su ayuda. Por supuesto, Dios le contestó y le dio la victoria (2 Crón 14:12-15).

Mientras que Asa estaba de regreso a Jerusalén, un profeta, llamado Azarías, se fue a encontrarle. Dijo, "El Señor estará con vosotros mientras estéis con El. Y si le buscáis, se dejará encontrar por vosotros; pero si le abandonáis, os abandonará" (2 Crón 15:2b). Dios contestó la oración del Rey Asa porque él estaba con Dios. Debido a que él había hecho un estilo de vida el buscar la presencia de Dios, y ayudaba o otros hacer igual, estuvo en una posición de recibir las bendiciones del Señor.

Asa fue animado por este mensaje (2 Crón 15:8). El aumentó sus esfuerzos de sacar todos los ídolos de Judá, y animó a la gente de servir a Dios con todo sus corazones. Reparó el altar de holocostos que estuvo en frente del templo, que había sido rechazado, y juntó todas las personas en Judá por ofrecer sacrificios al Señor (2 Crón, 15:10-11).

La reforma de Asa fue tan eficaz que la gente de Judá reentró en pacto a fin de buscar a Dios (2 Crón 15:12). Incluso una gente de los diez tribus del norte, quien había dejado de sevir al Señor, y vino a Judá para juntarse con ellos (2 Crón 15:9).

Mira lo que dice el verso 15:

Y todo Judá se alegró en cuanto al juramento, porque habían jurado de todo corazón y le habían buscado sinceramente, y El se dejó encontrar por ellos. Y el Señor les dio tranquilidad por todas partes.

2 Crón 15:15

La gente de Judá, no solamente el Rey Asa, se regocijaron en su voto de entrega completa al Señor. Pero, más que ésto, ellos cumplieron su voto de pacto y buscaron a Dios con todo sus corazones. Como siempre, cuando alguien verdaderamente busca a Dios, le encuentra.


Aunque sucede en el siguiente capítulo, hay mucho tiempo entre lo que se ve en el capítulo 15, y capítulo 16. La biblia no relata nada respecto a la mayor parte del reino de este rey, por lo tanto se puede asumir seguramente que ningún evento mayor sucedió durante aquel tiempo.

Sin embargo, durante todos los años después de esta guerra, hasta que el 36to año del reino del Rey Asa, la biblia nos dice que había paz en Juda. No sabemos exactamente que tantos años de paz. Pero, al leer la manera en que el relato fue escrito, parece que el avivamiento, y la primera guerra fueron durante la primera parte del reino del Rey Asa. Por lo tanto, se puede decir con confianza que él tenía unos 25, o aun 30 años de paz.

En el año treinta y seis del reinado de Asa, subió Baasa, rey de Israel, contra Judá y fortificó Ramá para prevenir que nadie saliera o entrara en ayuda de Asa, rey de Judá.

2 Crón 16:1

Esto debería haber sido fácil por el Rey Asa. Después de todo, él ha tenido la experiencia de la previa guerra. El debería recordar lo que hizo Dios cuando oró y le pidió ayuda. Todo que necesita hacer es la misma cosa, ¿verdad?

Entonces Asa sacó plata y oro de los tesoros de la casa del Señor y de la casa del rey, y los envió a Ben-adad, rey de Aram, que habitaba en Damasco, diciendo: 3 Haya alianza entre tú y yo, como hubo entre mi padre y tu padre. He aquí, te he enviado plata y oro; ve, rompe tu alianza con Baasa, rey de Israel, para que se aparte de mí.

2 Crón 16:2-3

¿Qué pasó? En vez de recordar lo que hizo Dios por él en la primera guerra, el Rey Asa fue por el camino del mundo y buscó la ayuda de otro rey. En la primera guerra, él dependió sobre Dios, en la segunda guerra, él dependió en los hombres. No solo eso, ¡sino robó el oro y la plata de la tesorería del Señor para encontrar aquella ayuda!

La manera de Dios y la manera del mundo nunca son iguales. Cuando buscamos la manera de Dios, recibos sus bendiciones. Pero, cuando buscamos la manera del mundo, no recibimos sus bendiciones. El libro de Proverbios, capítulo 14 dice, "Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte." La manera de Dios trae vida, y vida mas abundante; la del mundo trae dolor, miseria y muerte.

En algún tiempo, el Rey Asa se ha puesto tibio. Recuerda, este varón inició un avivamiento en Judá, pero él no se mantenía avivado en su propio corazón. Perdió su relación y dependiencia sobre Dios. Aunque había iniciado su reino siendo apasionado (caliente) por el Señor, y apasionado (caliente) por sus caminos, en algún momento durante los años de paz, él cesó de buscar primero el reino de Dios y su justicia (Mat 6:33). Esto es cuando él se puso tibio.

De todas modas, El Rey Asa ganó la guerra, pero perdió mucho más de lo que ganó. Un profeta, Hanani, vino a él y le reprendió por no buscar al Señor, como había hecho en la primera guerra.

En aquel tiempo el vidente Hananí vino a Asa, rey de Judá, y le dijo: Por cuanto te has apoyado en el rey de Aram y no te has apoyado en el Señor tu Dios, por eso el ejército del rey de Aram ha escapado de tu mano. 8 ¿No eran los etíopes y los libios un ejército numeroso con muchísimos carros y hombres de a caballo? Sin embargo, porque te apoyaste en el Señor, El los entregó en tu mano. 9 Porque los ojos del Señor recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo. Tú has obrado neciamente en esto. Ciertamente, desde ahora habrá guerras contra ti.

2 Crón 16:7-9

Nosotros, también podemos ganar las batallas en nuestras vidas por medios naturales. Pero, hay una gran diferencia entre el ganar con Dios y el ganar con el mundo. Fíjate que después de la primera guerra, cuado el Rey Asa buscó a Dios por ayuda, él tenía muchos años de paz. Después de la segunda guerra, cuando buscó al mundo por ayuda, tenía guerra trás guerra, por el resto de su vida.

Es parecido en nuestras propias vidas. No pasamos por las guerras físicas como hizo Asá, pero nosotros sí pasamos por la guerra espiritual contra el reino de satanás. Cuando pedimos al Señor ayudarnos con una batalla, siempre está dispuesto, con tal de que estamos siendo obedientes a él. Cuando ganamos con su ayuda, recibimos su paz. El enemigo aprende que no está seguro atacarnos en aquella área, y busca otras maneras y medios para atacar. Pero, cuando ganamos con la ayuda del mundo, el enemigo rápidamente ve que ya tiene una manera para afectar nuestras vidas y dañar nuestro caminar con el Señor.


Regresamos un momento a aquel verso; es uno de mis favoritos en la biblia entera. Dice:

Porque los ojos del Señor recorren toda la tierra para fortalecer a aquellos cuyo corazón es completamente suyo.

2 Crón 16:9a

¿Por qué los ojos del Senór están buscando incesantamente por toda la tierra? Para encontrar gente con corazones perfectos. Pero, ¿por qué necesita buscarles? Porque no hay muchas personas que realmente pertenecen a esta categoría.

¿Qué es un corazón perfecto? Este verso no refiere a un corazón sin error. La palabra que se traduzca "perfecto" en este verso es "shalem" en hebreo. Esta palabra, shalem, significa ser completo, lleno, entero, íntegro. En otras palabras, es un corazón tan planamente entregado al Señor, que es perfecto respecto a su entrega, si no en sus acciones.

Hay mucha gente que ora, "Señor, mantenme en el centro de tu voluntad." Uno puede orar de esta manera y todavía tener un corazón tibio. No es suficiente tener aquel tipo shalem de corazón. Para poseer aquel corazón, necesitamos tener el Señor como el centro de nuestro corazón y nuestra voluntad.

Yo pienso que cada creyente necesita tomar este verso y colgarlo en la pared. Nuestra oración incesante debe ser, "Señor, hazme una de aquellas gentes con un corazón shalem, para que tú puedas mostrate fuerte hacia mí."

El Rey Asa obviamente había comenzado con este tipo de corazón, pero le había perdido con el tiempo. Durante los años de paz, él había olvidado de continuar volver a encender su corazón. Después de faillar en esta "prueba" Dios le envió alguien para recordarle de su error. Desfortunadamente, él no recibió este mensaje, y en cambio se enfadó hacia el mensajero que le envió Dios.

Entonces Asa se irritó contra el vidente y lo metió en la cárcel, porque estaba enojado contra él por esto. Y por ese tiempo, Asa oprimió a algunos del pueblo.

2 Crón 16:10

Desfortunadamente, es extremamente difícil volver a encender un corazón que ha sido tibio si la persona no anhela que sea alumbrado de nuevo. La influencia que viene de fuera no lo hace, a menos de que la influencia de fuera sea bastante catastrófico para que la persona reevalua toda parte de su vida. No, ésto requiere un deseo dentro del corazón de alguien antes que uno pueda hacer algo.

En el año treinta y nueve de su reinado, Asa se enfermó de los pies. Su enfermedad era grave, pero aun en su enfermedad no buscó al Señor, sino a los médicos.

2 Crón 6:12

La vida de Rey Asa se acabó con enfermedad, en la guerra, y apartado del Señor. Lo que comenzó como un poquito de tibieza destruyó su ministerio, su testimonio y por fin su vida.

Pues, la pregunta original debe ser contestada. ¿Eres tibio? Como dije arriba, la respuesta es probabemente, "Sí." Si eres verdaderamente honesto contigo y con Dios para decir, "Sí," ¿Qué vas a ser ahora respecto a este asunto? ¿Serás satisfecho con ser tibio, y riesgar el perder todo? ¿O estás listo a arrepentirte ante el Señor, y hacer un cambio a tu vida?

Copyright © 2003 por Richard A. Murphy,  Maranatha Life  Todos derechos reservados.